Anabasis.

Cuando se acerca la hora
de morir en el madero
y caballos altaneros
le dan lujo a una trasera,
una luz abrigadora
cae desde un sol artillero
envolviendo con esmero
una briega costalera.