Hosanna.

Desde una rampa de Ramos
entra en Sevilla el Señor
rodeado de clamor
y de infantiles miradas,
y tras la reja, formado,
siempre habrá alguien del SôL
que entre nervios y emoción
apruebe allí su revalida.