La Rosa del Arenal.

A la tarde pura y clara
de celestes abundancias
y de toreras distancias
la atraviesa cual puñal,
la belleza de su Cara
y la suave fragancia
que reparte con prestancia
La Rosa del Arenal.