Medea.

Subiendo el Guadalquivir
con aires aflamencados
nos llegaron afinados
unos sones ribereños,
para poder convertir
en racheo acompasado
el toque resquebrajado
del Maestro sanluqueño.