Melodías de La O.

Cuándo por calle Castilla
de vuelta viene Jesús
entre el carey de su Cruz
y melodías punzantes,
la noche duerme sencilla
embriagada entre la luz
de la trianera quietud
que desprende su semblante.