Sed la Salvación mía.

¡Oh! Dulce Corazón de María:
José Antonio, Rafael
y a la vez también Manuel
en silencio te imploraban;
Sed la Salvación mía,
y ayúdame y sáname
dándole fuerza a mí fe
cuando me la demandabas.