SôL de víspera esperada.


SôL de víspera esperada
entre blanco caserío,
de cornetas estrenadas
y de naranjos floridos.

El Redentor aparece
por las calles de Sevilla
con redobles de tambor,
y todo rejuvenece
con la nueva maravilla
de una primavera en flor.

Vuelve el rito de esta tierra
convertido en tradición,
degustándose de nuevo
en los sones cofradieros
de Cristo de la Misión.